Sensibilidad dental: cómo tratarla

sensibilidad-dental

La sensibilidad dental, también conocida como hipersensibilidad dentaria, es una enfermedad que se caracteriza por un dolor intenso en las piezas dentales, ante la exposición ante bebidas, alimentos, presión táctil, etc. El origen de esta condición se debe a la destrucción de la dentina, que es la capa que protege a los dientes, y se conecta con las terminaciones nerviosas, de modo que al quedar el diente desprotegido la persona experimenta dolor.

Causas

Las causas de la sensibilidad dental, podemos encontrarlas en los hábitos cotidianos de higiene bucal del paciente, en su estilo de vida y algunas veces en las condiciones genéticas. El consumo excesivo de alimentos muy fríos, calientes, dulces, ácidos, el mal cepillado, enfermedades estomacales, o incluso el desarrollo de un tratamiento odontológico o tratamiento de ortodoncia, pueden causar la destrucción del periodonto y generar sensibilidad.

Diagnóstico

Para diagnosticar la sensibilidad dental, el proceso es bastante sencillo, ya que el dolor se reconoce fácilmente. El paciente identifica la dolencia y deberá acudir al médico para tratar la enfermedad lo más pronto posible. En algunos casos, el dolor persiste, de modo que puede tratarse de algo más serio como caries u problemas periodontales, de modo que siempre es importante la visita al odontólogo u ortodoncista.

Tratamiento

El tratamiento para la sensibilidad dental es preventivo. Se recomienda tener una dieta balanceada, supervisando la temperatura de los alimentos que consumimos y el grado de acidez de los mismos. En segundo lugar, se debe prestar especial atención a los cuidados de limpieza bucal, mejorando nuestra técnica de cepillado, y usando otros métodos de limpieza como el hilo dental.

Para combatir la sensibilidad cuando esta ya ha alcanzado un nivel avanzado, el odontólogo recetará diversos medicamentos, como cremas desensibilizantes, que contienen potasio y otros componentes para frenar la trasmisión del dolor a través de los nervios que llegan al diente.

Igualmente, se han desarrollado tecnologías que usan nanopartículas de hidroxiapatita, que se adhieren al diente y lo ayudan a disminuir la sensibilidad. Estos tratamientos son progresivos y deberán ser practicados con disciplina para que el paciente puede obtener los resultados que espera. Si la sensibilidad aparece luego de un proceso de ortopedia dental, el ortodoncista debe señalar el tratamiento correspondiente para combatirla.