Indicaciones postoperatorias luego de una cirugía bucal

cirugía-bucal

Todos los procesos que implican una intervención del odontólogo, ortodoncista, o cualquier especialista perteneciente a la rama de la odontología, se ubican dentro de la categoría de cirugía bucal. Este un procedimiento bastante serio, comparable a otro tipo de cirugías en otras zonas del cuerpo. De allí que es necesario tener ciertos cuidados luego de la intervención, para garantizar el éxito de la cirugía y para prevenir la aparición de otras lesiones.

En la mayoría de los casos, el médico señala cuáles serán los cuidados que debes tener, sobre todo los que corresponden al consumo de diversos analgésicos para calmar el dolor, a los alimentos que deben evitarse y otras prácticas que deberán ser controladas. No obstante, aquí enumeramos de forma breve lo que debe y lo que no debe hacer durante el proceso postoperatorio de una cirugía bucal

¿Qué hacer?

Naturalmente, deberás procurar descansar la mayor cantidad de tiempo posible, colocando la cabeza en una posición hacia arriba, para limitar el sangrado. Se recomienda no escupir, porque esto estimulará más la circulación de la sangre por la herida.

Igualmente, puedes utilizar la colocación de compresas frías para desinflamar la zona y para sobrellevar el dolor de una mejor forma, así como consumir helados, para contribuir a la desinflamación interna. Este tipo de cuidados son muy recomendados cuando se realizan extracciones de piezas dentales, con miras a la realización de un tratamiento de ortodoncia.

¿Qué no hacer?

En cuanto a lo que no debes hacer, primero que nada, debes cuidarte de realizar cualquier tipo de movimiento brusco, que implique la generación de tensión o fuerza en esa zona de la boca, porque esto puede fomentar el sangrado. Tampoco es recomendable intercambiar fluidos con otras personas porque esto puede generar una infección.

Del mismo modo, debes tratar de no consumir bebidas calientes, sobre todo cuando no ha pasado el efecto de la anestesia, porque esto puede agravar el dolor. No es recomendable fumar, consumir bebidas alcohólicas o alimentos crujientes. Si observas algún síntoma persistente por más de 24 horas, como hinchazón, sangrado, dolor, etc., no dudes en acudir al especialista, a fin de evitar complicaciones.