Brackets autoligables

En los últimos 10 años, la ortodoncia en general, y la ortodoncia argentina en particular se ha diversificado, implementando nuevos tratamientos para mejorar la calidad de vida de los pacientes, y para favorecer aspectos como el tiempo de duración del proceso de ortodoncia y sus resultados. A continuación revisaremos los aspectos básicos sobre los brackets autoligables, a fin de que puedas elegir un tratamiento acorde a tus expectativas y necesidades.

bracket-autoligable

¿Cómo funcionan?

Los brackets autoligables también se conocen como ortodoncia de autoligado, o autoligable, y su principal característica es que prescinde del uso de ligas, gomas u otros elementos para colocar el alambre y ejercer presión sobre el diente.

Recordemos que la función de las ligas es presionar el alambre, para que este genere el movimiento correspondiente y lleve a los dientes hasta una posición adecuada, en la dirección que marque el ortodoncista. Con los brackets autoligables, esta presión se genera directamente entre el alambre y el bracket, de modo que se evitan diversos problemas ocasionados por las ligas, e incluso el tiempo de duración del tratamiento es menor.

Tipos

De acuerdo a los especialistas, se identifican dos tipos de brackets autoligables:

Activos: son aquellos donde la trampilla del bracket ejerce presión directa sobre el arco, de modo que el bracket tiene control sobre la posición del diente y el movimiento que generará. Es una modalidad muy similar a la de los demás tipos de brackets, salvo que los resultados suelen observarse en menor tiempo.

Pasivos: son aquellos donde la trampilla del bracket no presiona directamente el arco, de modo que este queda libre en el centro del bracket, así el alambre genera un movimiento de los dientes en forma desorganizada, sin una dirección específica. Aunque parece algo sin sentido, este tipo de tratamiento de ortodoncia, permite hacer espacio para los dientes, y de este modo evitar las extracciones de algunas piezas.

Los brackets autoligables pasivos pueden combinarse con los brackets activos para obtener los resultados deseados. En la mayoría de los casos, ameritan retenedores fijos para conservar los resultados finales. Además, este método es ideal cuando el paciente presenta apiñamiento dental. Algunas veces, puede implementarse este método para que los dientes se muevan rápidamente los primeros meses, y luego direccionarlos con los brackets activos.

Ventajas

Son muchas las ventajas de este tratamiento de ortodoncia, en primer lugar, son aplicables tanto para niños, como para adultos, ofreciendo resultados en menor tiempo, respecto al resto de los procesos de ortodoncia convencionales. Además, son mucho más higiénicos, ya que no utilizan ligas no gomas, de modo que no acumularás placa dental, ni suciedad o manchas.

En algunos casos, es posible encontrar los brackets autoligables transparentes, de manera que se puede disfrutar de un buen nivel de estética dental. Incluso, aunque estos no sean transparentes, el hecho de no incluir ligas, hace que se noten menos.

Desventajas

El costo puede ser una desventaja, pero el precio de este tratamiento, varía en función del tipo de material que seleccionemos para llevar a cabo del tratamiento. No hay un tipo de bracket definitivo para todos los pacientes, sino que cada quien debe elegir el que más se adapte a sus posibilidades.