¿Por qué es importante tener una buena salud bucal?

dientes

Los especialistas en ortodoncia argentina y otras ramas de la odontología en general, siempre han hecho énfasis en la importancia de cuidar nuestra salud bucal, esto se evidencia en cada visita al médico, cuando este asigna diversas tareas para mejorar el cuidado cotidiano de nuestros dientes y las demás partes de la boca. Sin embargo, la mayoría de las personas no saben realmente porqué es importante tener una buena salud bucal, así que te explicamos brevemente algunas razones fundamentales al respecto.

Ya sea con el cepillado cotidiano, el uso regular del hilo dental, o la implementación del enjuague bucal como las principales técnicas para limpiar nuestra boca, cada persona realiza diariamente unas prácticas destinadas a que su boca tenga una higiene aceptable, sin saber algunas veces en qué les beneficia esto, conoce algunas bondades de la correcta salud bucal.

Disminuye riesgo de enfermedades cardiovasculares

Se ha comprobado que las personas que sufren de enfermedades cardiovasculares, es decir, complicaciones relacionadas con el corazón, tienen antecedentes odontológicos con enfermedades periodontales. De modo que si mantienes una higiene bucal adecuada, reducirás el riesgo de padecer del corazón.

Previene enfermedades periodontales

Naturalmente, la higiene bucal implica eliminar de la boca aquellas bacterias y microorganismos que se acumulan en las diferentes parte de ella, por tanto, se previene la aparición de enfermedades periodontales, que implican el exceso de bacterias en la boca, que perjudican directamente a las encías.

Mejora el proceso digestivo

Quienes gocen de una buena higiene dental, no solo reducen las posibilidades de sufrir complicaciones que ameriten un tratamiento de ortodoncia, sino que mejoran considerablemente el proceso digestivo, ya que pueden masticar y triturar correctamente los alimentos, a fin de que sean procesados por el aparato digestivo de una forma eficiente.

Permite la erupción correcta de los dientes

En la edad temprana, cuando apenas se produce la dentificación, siempre esperamos un buen grado de estética dental. Si el niño ha tenido una buena higiene dental, reduce el riesgo de maloclusiones, posición irregular de algunas piezas, etc., que permitirán un buen desarrollo de la dentadura del niño y evitará que deba utilizar aparatos fijos o removibles como parte de un proceso de ortopedia dental.