Causas que originan la colocación incorrecta de los dientes

advert-84406_640

Para quienes se preguntan cómo es que alguien termina necesitando un tratamiento de ortopedia dental, aquí resumiremos cuáles son las principales causas que originan la colocación incorrecta de los dientes, a fin de que puedan evitarse, en la medida de lo posible, y para tener una idea más clara de las posibilidades que ofrece la ortodoncia argentina a fin de mejorar la salud bucal de las personas.

Antecedentes evolutivos

Parece algo increíble, pero los hombres de la época de las cavernas tenían una mayor cantidad de molares de los que tenemos actualmente. Esto se debe a que con el paso del tiempo, el ser humano dejó de necesitar dientes tan fuertes, ya que ahora no procesamos tantos alimentos crudos y nuestro estilo de vida es completamente diferente.

Genética

La genética es otro aspecto determinante, que causa problemas de mala colocación de los dientes. Por ejemplo, es muy común heredar una dentadura abundante o prominente, pero quizá la forma del rostro no permite que haya espacio suficiente para albergar todas las piezas. Esto hace que algunas veces los especialistas decidan extraer algunos molares, para hacer más espacio y diseñar un sonrisa que se corresponda con la estética dental que espera el paciente.

Malos hábitos durante la niñez

Si continuamos revisando las causas de la maloclusión o del posicionamiento erróneo de los dientes en la boca, encontramos también que durante la niñez se practican muchos malos hábitos que contribuyen negativamente con el aspecto de nuestra sonrisa, y hacen que necesitemos un tratamiento de ortodoncia.

El mal hábito más común, consiste en succionar el dedo, el biberón o un chupete, por más tiempo del recomendado por los pediatras. Así, el niño comienza a empujar los dientes hacia adelante y causa una anomalía denominada deglución atípica y empuje lingual, cuya principal característica es que los alimentos no se procesan de la forma correcta porque la mordida no permite masticar de manera regular.

Por otro lado, la mala higiene bucal no es un problema de ortodoncia propiamente dicho, pero sí contribuye a maximizar las causas que nos pueden llevar a requerir la colocación de aparatos dentales en nuestra boca. Por ello, es importante mantener nuestra boca limpia y sana, prevenir adquirir los malos hábitos que mencionamos anteriormente y estar atento a cualquier irregularidad en cuanto a la posición de los dientes para tomar las medidas que sean necesarias.