Resumen del tratamiento

La ortodoncia es la especialidad que se encarga de la alineación de los dientes y de la corrección de problemas de mordida, así como también de guiar la erupción de los dientes y el desarrollo de los maxilares. Su objetivo es prevenir, diagnosticar y corregir las alteraciones de posición dentaria y de los maxilares y mantenerlas en el tiempo.
Este tipo de tratamiento se realiza en pacientes de cualquier edad. Desde niños hasta adultos.
Es sumamente importante hacer un diagnóstico certero y esto se consigue mediante diferentes elementos de diagnóstico: examen clínico que es el que realiza el ortodoncista en el consultorio, estudios radiográficos, fotografías dentales y faciales, radiografías panorámicas y modelos (moldes) en yeso de la boca y los dientes del paciente. Con todos estos registros es posible hacer un diagnóstico óseo, dental y facial, para que, una vez detectadas las alteraciones, hacer una lista con los problemas a resolver y proponer el plan de tratamiento.

El tratamiento de ortodoncia se puede realizar de dos maneras, según la edad del paciente y el tipo de fuerzas a emplear:
• La técnica con aparatos removibles que pueden ser retirados de la boca por el propio paciente. Esta es la llamada ortopedia, se realiza generalmente en ni¬ños y su objetivo principal es la de estimular o frenar el crecimiento de los huesos y, consecuentemente, modificar las posiciones dentarias.
• La técnica con aparatos fijos que está compuesta por elementos adheridos a los dientes llamados brackets, a los que se le adosan unos arcos finos y elásticos. Los brackets pueden ser metálicos o transparentes según el requerimiento estético del paciente. Su objetivo principal es el de mover y alinear dientes aunque también puede producir ciertas variaciones en los huesos.

El tiempo de tratamiento de ortodoncia puede ir de 1 año a 2 años y medio según la edad del paciente, la alteración que se desea modificar y el tipo de técnica a emplear. Los tratamientos de ortopedia con aparatos removibles suelen durar un tiempo más porque no hay que olvidar que, mediante esta aparotología, se están realizando modificaciones fundamentalmente óseas.
En el transcurso del tratamiento se van organizando controles cada 15 días ó 1 mes para realizar ajustes de los aparatos.

Una vez finalizado el tratamiento es necesario que el paciente utilice algún tipo de contención para terminar de consolidar las nuevas posiciones óseas y dentarias ya que los dientes tienden a volver a su posición inicial. Esta llamada contención puede ser fija, adherida a la parte interna de los dientes, la que pasaría totalmente inadvertida o removible mediante el uso, generalmente nocturno, de un protector.

Beneficios del flúor para los dientes

flúor

Todos sabemos que existen diversas prácticas y hábitos para mejorar la salud de nuestros dientes, especialmente cuando atravesamos un proceso de ortodoncia argentina. Sin embargo, algunas veces olvidamos ciertos tratamientos o los implementamos sin saber realmente cuáles so sus beneficios. Esto ocurre con la aplicación del flúor en las piezas dentales, así que presentamos cómo este mineral nos ayuda a mejorar la salud de nuestra boca.

Para aprovechar los beneficios del flúor lo más recomendable es acudir al odontólogo, para que lo aplique sobre los dientes de forma profesional. Algunas veces las cremas dentales incluyen este mineral, pero su efecto no será tan potente como si lo hacemos de forma más profesional.

Fortalecimiento de la estructura ósea

El flúor es un mineral que sirve para fortalecer la estructura ósea de nuestros dientes. Cuando este producto se aplica sobre los dientes tiene una reacción con el calcio que contienen nuestras piezas dentales de forma natural, logrando fortalecerlas en su estructura interna y externa. Así, se mejora el esmalte dental, protegiendo a nuestros dientes de diversas enfermedades.

Propiedades antibacteriales

Este mineral, igual que otros similares, tiene propiedades antibacteriales, de modo que permite limpiar nuestra boca de una forma eficaz y sobre todo mantenerla protegida ante la excesiva acumulación de bacterias que puede causar periodontitis o gingivitis.

Remineralización

Cuando consumimos alimentos, producimos ácidos que se mezclan con nuestra saliva, y que puede llegar a perjudicar nuestros dientes, desgastando el calcio y el fósforo que se encuentran en la superficie dental. Con el flúor, se logra combatir esa acidez y reponer el calcio y fósforo que se han diluido, un proceso que se conoce como remineralización.

Debes tener en cuenta que el flúor debe incluirse en los cuidados de nuestros dientes desde la niñez, cuando podemos usar algunas pasta dental que lo incluya en su fórmula, y luego a través de las visitas al odontólogo cada cierto tiempo. No obstante, recuerda que este mineral por sí solo no puede protegernos antes las caries, ya que debe ponerse en práctica diferentes iniciativas.

En caso de optar por un tratamiento de ortodoncia, consulta con un especialista, para saber si es conveniente aplicar flúor antes de la colocación de los aparatos fijos o aparatos removibles o esperar que finalice el proceso de ortopedia dental.

Blanqueamiento dental y ortodoncia ¿Cuándo hacerlo?

El blanqueamiento dental es una técnica muy utilizada por las personas para mejorar el aspecto de sus sonrisa. Generalmente, los pacientes que tienen problemas de mordida o colocación incorrecta de los dientes, se ha realizado o pretenden realizarse un blanqueamiento, a fin de potenciar los efectos del tratamiento de ortodoncia capital federal. Esto se debe a que el proceso de ortodoncia y el blanqueamiento, permiten alcanzar un mejor grado de estética dental. Conoce la relación entre ambos procesos y cuál es el mejor momento para implementarlos.

blanqueamiento-dental

Después de la ortodoncia

Salvo que hayas realizado el blanqueamiento antes de percatarte de que tienes un problema de ortodoncia, el blanqueamiento dental debe realizarse después de haber finalizado el tratamiento. Así lo recomiendan los especialistas, quienes precisan algunas razones básicas:

En primer lugar, no tiene sentido blanquearse los dientes que serán reposicionados dentro de nuestra boca, es decir, que no ocuparán el mismo lugar dentro de un determinado lapso de tiempo. Incluso, si el problema de alineación es grave, será mucho más difícil llevar a cabo el tratamiento, respecto a si se hace con la posición definitiva de cada diente, al finalizar la ortopedia dental.

Por otro lado, debemos recordar que el blanqueamiento, en algunos casos puede causar sensibilidad dental, de modo que si sometemos nuestros dientes a este proceso, más el proceso de ortodoncia, podemos causar un daño innecesario a las piezas dentales, que probablemente nos causen dolor e incomodidad por largo tiempo. Todo esto puede evitarse esperando para hacer el blanqueamiento luego de la ortodoncia.

Igualmente, el proceso del blanqueamiento puede llevar a los dientes a un estado muy vulnerable, que podría impedir que los brackets se adhieran al diente, independientemente del material en que estén fabricados. Además, si se utilizan a aparatos fijos, el blanqueamiento no se notará, por lo que conviene esperar que el proceso de ortodoncia buenos aires finalice.

En todo caso, una vez que los brackets sean retirados, puedes consultar con el ortodoncista, para saber cuál es el momento adecuado para el blanqueamiento, en función del hecho de usar retenedores, y otras medidas correspondientes a los cuidados luego de la ortodoncia.

¿Qué es un modelo de estudio y para qué sirve?

modelo_estudio

Todo proceso de ortodoncia buenos aires requiere un diagnóstico completo, con el fin de conocer cuál es la condición del paciente, e identificar los problemas que deben corregirse respecto a la colocación de sus dientes. A partir de ello se estudia cuáles métodos son eficaces para resolver las anomalías que presente. Para llevar a cabo esta tarea, el ortodoncista solicita la realización del algunas pruebas, como una radiografía y también un modelo de estudio. Conoce en qué consiste y para qué sirve en la consulta ortodoncia.

¿Qué es un modelo de estudio?

Los modelos de estudio o modelos de ortodoncia, como también se les conoce, son una réplica exacta de la estructura dental del paciente, que se elabora en un yeso especial para esta tarea. Esta prueba o herramienta permite que el ortodoncista tenga información precisa sobre la maloclusión del paciente, en una forma tridimensional.

¿Para qué sirve?

Con el modelo de estudio, el especialista está en capacidad de identificar todos los aspectos necesarios no solo para hacer el diagnóstico, sino para fijar los diferentes aspectos del tratamiento de ortodoncia que se llevará a cabo. Así, a partir del modelo de estudio puede observarse si hay alguna alteración en el tamaño de los dientes, la forma, los espacios entre ellos, cuáles son las piezas faltantes, si existe alguna desviación o rotación dental, etc.

¿Cómo se realiza?

La realización es relativamente sencilla. Primero se escoge un molde, que se adecue al tamaño de la arcada del paciente, luego se prepara la masa especial que se agregará en cada molde. Posteriormente, se coloca el primer molde en la arcada superior por un tiempo de dos minutos aproximadamente, y se retira, para colocar el molde de la arcada inferior.

A partir de estos moldes se procede a fabricar los modelos en yeso, para reproducir por completo la dentadura del paciente. De este modo, se puede lograr con mayor precisición la estética dental, y explicar claramente al paciente cuales son las alteraciones que presenta y qué opciones o métodos de ortodoncia para adultos son recomendados para corregirlas. Aunque su realización puede resultar un poco incómoda para algunos pacientes, su uso es de alto impacto para la planificación del proceso de ortopedia dental que se elija.

Ideas para elegir el color de las ligas de tus brackets

ligas-brackets

Los pacientes que optan por un tratamiento de ortodoncia con aparatos fijos, generalmente deben acudir cada cierto tiempo al ortodoncista para realizar los trabajos de mantenimiento y ajustes de los brackets. Si escogiste los brackets metálicos como método para corregir tu problema de mordida o alineación incorrecta de los dientes,  deberás cambiar tus ligas constantemente, para ello, cuentas con diversas opciones de colores, así que te presentamos algunas ideas para elegir correctamente el color de las ligas de tus brackets.

Un look distinto

Quizá el uso del brackets metálicos es el único método de ortodoncia que brinda al paciente la oportunidad de lucir un look distinto cada cierto tiempo, ya que aunque esté usando brackets, las ligas de colores realmente influyen en su aspecto de forma positiva o negativa, dependiendo de si hace una buena combinación de colores.

Sin embargo, la sustitución del color no es obligatoria. Si lo deseas, puedes mantener un solo color durante todo el tratamiento. Todo dependerá de la imagen que desees proyectar y de si te arriesgas a probar un aspecto diferente para tu proceso de ortodoncia capital federal.

Edades

Una de las claves para elegir la combinación de colores de nuestras ligas, tiene que ver con la edad. Así como a partir de cierta edad se recomiendan ciertas prendas de vestir y otras se descartan, en la ortodoncia podemos proceder de la misma forma. Por ejemplo, si el tratamiento de ortodoncia se realiza durante la niñez, hay mucha más libertad, ya que el niño puede jugar con diferentes colores y tonalidades, llegando incluso a poner cada bracket de un color diferente.

Por su parte, una persona adulta muy seguramente no estará de acuerdo con que sus ligas luzcan de esta forma, de modo que buscará un aspecto más sobrio  y uniforme a nivel de colores.

Tono de piel y cabello

La idea es elegir los colores para las ligas, en función del tono de piel y cabello del paciente. Las personas de piel y cabello claro, pueden elegir los tonos pasteles, y algunos tonos más fuertes, así, podemos mencionar como opciones los colores azul, rojo, bronce, salmón, verde, y las tonalidades de cada uno.

Si la persona es de piel y cabello oscuro, entonces se recomienda escoger colores brillantes y fluorescentes como el naranja, morado, dorado, rosado, azul oscuro, etc. Lo mejor es que experimentes con cada color hasta encontrar tu preferido.