Beneficios de las carillas dentales

carillas-de-porcelana

Las carillas dentales son un tratamiento especial destinado a mejorar la estética dental. También se les conoce como fundas, y permiten obtener un mejor aspecto de nuestros dientes sin invertir una gran cantidad de dinero. Ciertamente, la ortodoncia para adultos o personas de cualquier edad, mejorar la alineación de los dientes, pero no tiene mayor efecto sobre otros problemas, como dientes manchados, fracturados, desgastados o desiguales, así que las carillas son una opción provechosa.

Colocación

Estas láminas se colocan de la siguiente forma: el médico realiza un modelo de cada diente donde se colocará la carilla, y solicita la fabricación de carillas en porcelana o resina. Una vez que las carrillas están listas, estas se pegan sobre cada diente, utilizando una especie de cemento especial. La idea es cubrir el diente para lograr un mejor aspecto.

Tipos

La clasificación de las carillas, es de acuerdo a los materiales con lo que se han fabricado. Así, encontramos las carillas de porcelana, que son muy resistentes y brindan un aspecto más natural, mientras que las carillas de resina son en cierto modo más económicas y de una fabricación más sencilla, ya que el odontólogo puede fabricarlas en su consultorio.

Limpieza

Para realizar la limpieza y el mantenimiento de las carillas dentales, se deben realizar las tareas cotidianas de higiene bucal, tal como si las carillas formaran parte de los dientes. En algunos casos, deben usarse cremas especiales con flúor, para evitar que las bacterias se hospeden en las carillas, y utilizar también hilo dental.

Si una persona ha finalizado su tratamiento de ortodoncia, y ha intentado todo por tener una mejor sonrisa, puede considerar la colocación de carillas dentales, pero debes saber que existen algunas desventajas, como el hecho de que al colocar la carilla se desgasta un poco del esmalte dental, para facilitar que se adhiera.

Igualmente, algunas veces las carillas pueden agrietarse y se necesita reemplazarlas por unas nuevas, de modo que debemos estar seguros si realmente este tratamiento es conveniente para nosotros. La respuesta podremos encontrarla con la ayuda de nuestro odontólogo de confianza, que nos dará una opinión de acuerdo a nuestras condiciones bucales.