Aspectos básicos sobre la primera dentición

dentición

La primera dentición es el proceso más importante en nuestro historial de salud bucal, porque determina parte del desarrollo de nuestros dientes durante el resto de nuestra vida. Este proceso sucede a temprana edad y los encargados de supervisarlo son los padres, que deben estar atentos a las señales que muestre el bebé sobre la llegada de sus primeros dientes.

Si desde la primera dentición se observan irregularidades en algunas piezas dentales, puede optarse por un tratamiento de ortodoncia para corregirlos, evitar que empeore y preparar al niño para un proceso de ortopedia dental más complejo. De allí la importancia de la aparición de los dientes en el bebé.

¿A qué edad aparecen?

No existe una fecha estándar para determinar el nacimiento de los dientes, pero se estima que la llegada de la primera pieza dental puede ocurrir entre los cuatro y siente meses. Sin embargo, puede suceder que el primer diente aparezca antes, a los tres meses, por ejemplo, o que nazcan tardíamente, cuando el bebé halla alcanzado un año de edad.

Principales síntomas

A lo largo de su desarrollo, el bebé irá mostrando algunos signos o síntomas de que el proceso de dentición está por comenzar, por lo que debes fijarte en aspectos como el grado de salivación, si el bebé muestra ganas de morder o molestias en las encías, si están inflamadas, si le cuesta conciliar el sueño o si tiene falta de apetito. Todos estos son los síntomas básicos de que los primeros dientes están por llegar.

En caso de ser necesario, debes tomar algunas medidas para tratar de que tu hijo se sienta mejor, para ello puedes frotar sus encías con algún objeto especial, y eventualmente suministrarle un objeto que sienta morder cuando lo necesite. Igualmente, procura ofrecerle alimentos fríos como helado, ya que eso mejorará el malestar en las encías.

Recuerda que una vez que aparezcan suficientes piezas dentales en al encía del niño, debes acudir al odontólogo para revisar el estado de los dientes, prevenir el riesgo de contraer caries, e incluso fijar medidas de prevención respecto al uso eventual de aparatos dentales.