Adiós a los brackets

sonrisa

El retiro de los brackets, una vez que se completan las primeras etapas de un tratamiento de ortodoncia, es una de las fases más importantes para los pacientes, que implica una serie de cuidados y aspectos a tener en cuenta, para que los resultados sean permanentes en el tiempo, y prevenir cualquier problema dental posterior. Conoce los aspectos básicos imprescindibles al momento de decirle adiós a los brackets.

Problemas más comunes

Este fase del tratamiento de ortodoncia es igual de importante como las fases anteriores, ya que durante el retiro pueden suceder complicaciones inesperadas, que deberán evitarse teniendo una buena disciplina en cuanto a la higiene bucal, y a la vez seleccionando a un ortodoncista profesional y eficiente.

Por ejemplo, al retirar los brackets metálicos o de cualquier tipo, puede desprenderse una parte del esmalte dental, que causará marcas irreparables en los dientes. Otro problema común, es que una vez retirado el aparato, se observa una mancha pronunciada en la zona del diente, esta silueta del brackets es generada por una mala higiene bucal, y en algunos casos puede ser el inicio de caries.

Igualmente, puede suceder que al no utilizar las pinzas adecuadas para retirar los brackets, se generen fracturas en los dientes, lo que implicaría un tratamiento de restauración posterior. Algunas veces, el adhesivo usado para pegar el bracket al diente, no se desprende por completo y genera un mal aspecto, por ello es importante que el ortodoncista se asegure de haberlo retirado todo.

¿Proceso doloroso?

Tal como sucede al momento de colocar los aparatos dentales, se cree que el proceso de retiro es doloroso. No obstante, como ya habrás implementado el tratamiento, notarás que esto no es del todo cierto, ya que el retiro del bracket debe hacerse con cautela, y si se genera alguna molestia en el diente, se deberá al grado de sensibilidad que hayas desarrollado durante el tratamiento, y esto es completamente normal.

Cómo se realiza

Lo primero que el especialista hace, es verificar si es el momento adecuado para hacer el retiro, esto implica revisar si se han logrado los resultados esperados con el tratamiento de ortodoncia, en aspectos como el espaciado entre los dientes, la posición de cada uno de ellos, la sonrisa alineada, y la mordida encajada de manera correcta.

Luego de ello, se procede a retirar cada uno de los brackets, utilizando una pinza especial. Este proceso es bastante breve, y dura aproximadamente 10 minutos. Seguidamente, el ortodoncista utiliza un aparato para pulir el diente, que busca retirar los restos de pegamento, manchas y cualquier residuo, para obtener el mejor aspecto posible.

Cuidados luego del retiro

Una vez que se han retirado los aparatos dentales, los cuidados básicos más importantes, implican realizar una limpieza dental completa. Inicialmente, tú mismo deberás cepillarte los dientes de forma minuciosa, y luego usar hilo dental, para posteriormente optar por una limpieza dental profesional. Esto es fundamental para que los resultados puedan apreciarse de una mejor forma.

¿Qué sigue?

Lo que sigue es la utilización de los retenedores, que se asignarán dependiendo del tipo de tratamiento que hayas recibido según tu caso, generalmente, estos se entregan al paciente el mismo día del retiro, o algunos días después. El médico determinará si los utilizarás de forma permanente durante algunas horas del día, o solo será durante una temporada.